NO TITLE

Siempre se me ha dado mejor expresarme por escrito que al hablar.

Y siempre he querido escribir un diario.

He tenido varios blogs, y todos los he abandonado.

Sin embargo, a veces tengo la imperiosa necesidad de compartir con el mundo aquellas cosas que me gustan o que despiertan mi curiosidad o simplemente me hacen feliz.

A veces hago tan míos esos sentimientos, que por miedo a parecer demasiado entusiasta no lo comparto con nadie.

Siempre he querido escribir un diario.

Y supongo que este blog podría ser una forma diferente de hacerlo.

Se bienvenido/a

R.

PROBLEM SOLVED (?

Últimamente mi vida se basa prácticamente en ir a la Universidad, ver series y dormir.

Ya sé, es un poco triste, pero es la verdad. Hay personas que hacen frente a sus problemas bebiendo o drogándose. Hay personas que simplemente no pueden con todo lo que les acontece. Y hay personas que saben salir al paso. Yo siempre he considerado que estoy en un punto medio, en la que no permito que lo que me ocurre me afecte demasiado, pero que en el fondo sé que lleno mis horas de actividades tontas para no pensar en nada.

Tengo una compañera de clase magnífica a la que hoy puedo llamar amiga. Esta, ha pasado por cosas que una persona tan joven no debería, y yo, intento ayudarla en todo lo que puedo. Me entristece verla sufrir. Pero me entristece aún más cuando me pregunta si creo que algún día volverá a ser feliz. Tan feliz como lo era antes. Me parte el alma ver un atisbo de esperanza en sus ojos, tan rodeado de frustración y tristeza y ver cómo la oscuridad absorbe la luz.

¿Qué le pasa a la sociedad? ¿Acaso en todas las épocas de la historia se ha dado esto?

Quiero decir, cada vez me encuentro con más personas infelices en este mundo. Y lo peor es que no me refiero a ancianos, me refiero a la juventud actual, aquellos que estamos en la flor de la vida.

La crisis, la presión social, la situación familiar y la misma evolución de la sociedad son factores que contribuyen a que esta situación empeore. No es raro, por desgracia, que estos factores se den a la vez.

No quiero imaginar un futuro en el que la base de este sea tan inestable como una pirámide de cartas.

Y por eso me encantan las series. Sí, así de repente. Me encantan las series porque por un intervalo de 40 a 50 minutos me olvido de la mierda de mundo en la que vivo. De los gritos de mi hermano porque paga con nosotros el bullying que sufre. De la enfermedad de mi padre por los traumas y el miedo al fracaso. Del sufrimiento de mi madre por aguantar todo y por tirar de todos. De que los nombrados factores hayan destruido mi familia y la de muchos otros.

Me encantan las series porque puedes fantasear con la idea de un amor imposible. Puedes imaginar cientos de posibles mundos postapocalípticos y puedes intentar encajar las piezas de un asesinato hasta formar una imagen del culpable.

Lloras, ríes, temes, amas, reflexionas… y después, después te vas a dormir tranquila. Como si fuera un analgésico.

Quizás algún día hable largo y tendido sobre algunas de mis series preferidas, de lo que me empujó a verlas y qué aprendí de ellas y sus personajes.

Hoy solo quería desahogarme y convencerme a mi misma de que esto es solo una etapa. Vendrán tiempos mejores, ¿verdad? Ya tenemos demasiada realidad y no es demasiado alentadora.

Así que, de momento, que no me toquen las series.

 

 

VIVIR EN UNA BANDA SONORA

Hans Zimmer.

Cada vez que leo ese nombre se me ponen los vellos de punta, siento escalofríos en el cuerpo y un nudo se aloja en mi garganta.

Y es que, si sois un poco cinéfilos como yo, su nombre os sonará. Este gran hombre es el autor de Bandas Sonoras cinematográficas como Interestellar, Piratas del Caribe, Inception, El Último Samutai, Gladiator o Pearl Harbor.

Y un largo y maravilloso etcétera.

Decir que todo lo que crea es puro oro me parece quedarme corta, pues este virtuoso compositor ha sido nominado nada menos que 68 veces en toda su carrera.

Hacía mucho que quería hablar sobre este tema, pero como dije al presentar este Blog, hay cosas que me cuesta compartir. Y esta es una de ellas. No porque no quiera, es simplemente por que hay ciertas composiciones que hacen que me sienta muy pequeña. Que me emocionan o que me transmiten tantas cosas que es abrumador.

Pero tengo 18 años y creo que no todo el mundo comprendería estas extrañas sensaciones que tengo, siento que de todos modos, nadie lo haría. Me encantaría encontrar a una persona con la que compartirlo. Alguien que depositara su fe en mi y se dejara llevar por lo que la música le transmite. Al fin y al cabo, son estas pequeñas cosas las que realmente hacen feliz al ser humano.

Ojalá pudieras escuchar A Way of Life de Zimmer mientras me lees, sabrás de lo que te hablo. O quizás no.

Creo que al igual que ver una Ópera, este tipo de música puede hacer o bien que te encogas de hombros, o bien que llores. No llorar de felicidad, ni de tristeza. Llorar por lo que algo tan humano y cotidiano como la música puede transmitirte. ¿No te sientes abrumado por su belleza? ¿Acaso soy la única fascinada?

Estoy segura de que alguna vez has ido por la calle con los cascos puestos y tu cuerpo siguiendo el ritmo de la música. También de que alguna vez has pensado en que la vida es mejor con una Banda Sonora de fondo. ¿No es mucho más triste una muerte, cuando oyes un violín tocar? ¿No te invita a luchar a ti, espectador, cuando los tambores retumban, señal de que la guerra acecha? ¿Y el piano, no es más romántico ese primer contacto visual cuando la música lo acompaña?

Si no lo has hecho, pon la canción que te he recomendado e invita a tu pareja a la cama. Comienza a acariciarla suavemente y mantén el contacto visual con ella. Sentaos uno frente al otro. Desliza tu mano por su mejilla y acerca su rostro al tuyo. Tómatelo con calma y déjate llevar por la música de fondo. Bésale despacio, como si quisieras reconocer cada centímetro de sus labios. Invítala ahora a tumbarse junto a ti y sigue besándola, sigue acariciándola sin decir una sola palabra.

Ahora, quitaos la ropa sin despegar la boca de la del otro. Cuando estéis totalmente desnudos, recorre su cuerpo como si fuera la primera vez que lo haces. De nuevo, tómate tu tiempo, pues descubrirás rincones que quizás te eran más desconocidos de lo que pensabas. Siente la calidez de su cuerpo y la suavidad de su piel. El aroma que desprende y el latir de su corazón.

Creo que lo demás es historia.

Quizás yo sea la única, pero lo que la música hace en momentos así, es pura magia. Quizás te sorprendas de lo abrumado que puedes llegar a sentirte. Y quizás, sea una experiencia que quede alojada en alguna parte de tu cerebro para siempre. Una experiencia que puedas recordar, sentir y desear volver a experimentar.

En cuanto a Hans Zimmer, gracias por emocionarme, por hacerme soñar con cada composición y por hacer que me de cuenta de que “mi tipo” es alguien que comprenda y provoque en mi lo que tú ya haces.

R.

P.D: Now We Are Free, B.S.O. de la película Gladiator también es una obra maestra.

Links:

https://www.youtube.com/watch?v=0AC4ovCUs4Y (The Way of Life)

https://www.youtube.com/watch?v=-yOZEiHLuVU (Now We Are Free)

 

 

 

AUTOEVALUACIÓN

Siempre he sido una chica muy reservada en todos los sentidos. Sin embargo, las pocas personas que a día de hoy me conocen, podrán decirte que por dentro soy mucho más compleja de lo que parezco.

Imagina un libro que aparentemente no contiene nada particularmente interesante. El lomo es completamente negro, sobrio, hasta podría parecerte aburrido. Ahora imagina que lo abres. Pasa las páginas una a una. Ahora puedes ver que todas ellas están llenas de colores, formas y preguntas de todo tipo. Es un caos.

Creo que es así como yo misma me veo.

En fin, eso hace que me sea difícil relacionarme. Aunque, admitámoslo, a veces ni siquiera lo intento. Podría decirse que mi filosofía de vida es que

“Mejor poco y bueno que mucho y malo”

Así que como buena introvertida que soy, tengo muchos hobbies a los que dedicar mi tiempo. Creo que voy a hacer de ellos el eje principal de este Blog.

Los iremos descubriendo poco a poco, si te parece.

R.